LCV ABOGA POR MANTENER INTACTO PLAN DE ENERGÍA LIMPIA EN AUDIENCIA PÚBLICA DE LA EPA

Mientras que la Administración Trump toma peligrosos pasos para revocar el Plan de Energía Limpia—una de las acciones más importantes de nuestra nación para atacar el cambio climático—el día de hoy, en West Virginia, se llevó a cabo la única audiencia pública programada sobre el plan que tienen para desmantelarlo. Sara Jordan representante de LCV ante la legislatura, viajó seis horas hacia la zona carbonífera del país, donde defendió el Plan de Energía Limpia porque brindaría beneficios vitales para la salud pública mientras que al mismo tiempo propiciaría y aceleraría las inversiones en energía limpia. Como dice Sara, “este intento por revocar el Plan de Energía Limpia es un plan cínico más que le da ventajas a los contaminadores a costa de nuestra salud y nuestro bienestar.”

Lee el testimonio de Sara a continuación:

Sara Jordan de LCV ofrece testimonio en contra de la revocación del Plan de Energía Limpia (Foto: Matt Roth para LCV)

Me llamo Sara Jordan y nací en San Antonio, Texas y ahora resido en Washington, DC.  Me dirijo a ustedes como ciudadana preocupada y como representante legislativa de la Liga de Votantes por la Conservación (LCV), y en ambas capacidades, me opongo a los intentos por parte de Scott Pruitt de revocar el Plan de Energía Limpia.

Gracias a ustedes y a la EPA por la oportunidad de comentar sobre estas importantes normas de aire limpio y por representar a LCV en esta discusión. LCV tiene más de 2 millones de miembros en todo el país, y nuestra misión es la de convertir los valores ambientales en prioridades a nivel nacional, estatal y local. Trabajamos para promover estas metas en colaboración cercana con casi 30 grupos participantes en los estados.

El Plan de Energía Limpia estableció por primera vez límites a la contaminación por carbono proveniente de las plantas generadoras de electricidad, lo cual brindaría beneficios indispensables a la salud pública mientras que fomentaría y aceleraría inversiones en energía limpia. Con este plan, evitaríamos 90,000 ataques de asma y 300,000 ausencias laborales y escolares anualmente para antes del 2030.Y según los cálculos de la misma Administración Trump, también salvaría 4,500 vidas anualmente.

El Plan de Energía Limpia lograría acelerar la transición hacia la energía limpia que ya ha comenzado en nuestro país. Los empleos de energía limpia han logrado un crecimiento increíble en años recientes, con trabajos en los rubros solar y eólico a una tasa de más de 12 veces más rápida que el resto de la economía a nivel nacional. De hecho, la profesión con crecimiento más acelerado es la de técnico en turbinas de viento. 

Sin embargo, el Administrador de la EPA Scott Pruitt quiere eliminar el Plan de Energía Limpia a insistencia de ejecutivos de empresas carboníferas; no está escuchando a la mayoría de las personas de todos los 50 estados que respaldan establecer límites estrictos a la contaminación por carbono provenientes de plantas generadoras de electricidad que operan a base de carbón.

Incluso en este momento en que comunidades de todo el país han sufrido por los devastadores efectos del cambio climático—huracanes más intensos, incendios forestales, inundaciones y sequías—esta administración no se ha tomado la crisis climática con la seriedad que requiere. En vez de ello, se han concentrado en llevar al máximo las ganancias de sus amigos los contaminadores. De hecho, este intento de deshacer el Plan de Energía Limpia es otro cínico plan que le otorga ventajas a los contaminadores a costa de nuestra salud y nuestro bienestar, todo con el pretexto de proteger los empleos de la gente de la comunidad en la zona carbonífera.

Esto no quiere decir que no existan impactos para los hombres y mujeres de West Virginia y otras comunidades que dependen del carbón. Los obstáculos económicos que enfrentan los mineros de carbón y sus familias son verdaderos y son significativos. Mientras encontramos soluciones de energía limpia, no se pueden ignorar las necesidades de estas comunidades.

Pero podemos ambas metas: lograr la transición a energía más limpia y apoyar a las comunidades que dependen del carbón. Lograr la transición no requiere tener una disyuntiva falsa entre una economía sana y un medio ambiente saludable, como la Administración Trump está tratando de hacer creer a todos. Y, los mineros de carbón se merecen más que una promesa falsa y vacía para revivir a la industria del carbón.

Para dejar esto en claro, sin el Plan de Energía Limpia, nos vamos a perder de las oportunidades económicas que la energía limpia promete. Tendremos más niños enfermos aquí y en el resto del país, visitas más caras al hospital, y miles de muertes prematuras que hubieran podido evitarse. Simplemente no tiene sentido revocar el Plan de Energía Limpia.

Mi familia, y generaciones futuras, están con tanto con las protecciones a la salud y las oportunidades económicas que el Plan de Energía Limpia brinda para toda la gente en este país. Exhorto de manera especial a la EPA para que abandone este imprudente intento de desmantelar estas normas de aire limpio que son indispensables.

Related Articles