Los Senadores Heinrich, Bennet, Cantwell, Cortez Masto, Schatz y Udall se Unen a Grupos de Defensa de las Tierras Públicas en Hacer un Llamado a la Administración Trump para que Escuchen el Apoyo Masivo para los Monumentos Nacionales

Alyssa Roberts, 202-454-4573, aroberts@lcv.org

As Interior moves to final stages of review, more than 2.7 million public comments support national monuments across the country

Mientras el Depto. del Interior finaliza el proceso de re-evaluación, más de 2.7 millones de comentarios públicos respaldan los monumentos nacionales de todo el país

 WASHINGTON, D.C. – Con más de 2.7 millones comentarios presentados en oposición a la re-evaluación sin precedentes de los monumentos nacionales por parte del Departmento del Interior al cierre del período de 60 días para comentarios del público anoche, los Senadores federales Martin Heinrich (NM), Michael Bennet (CO), Maria Cantwell (WA), Catherine Cortez Masto (NV), Brian Schatz (HI) y  Tom Udall (NM) se unieron a defensores comunitarios de tierras y aguas públicas el día de hoy para hacer un llamado al Presidente  Donald Trump y al Secretario Ryan Zinke para que escuchen a sus electores y conserven en su lugar las protecciones existentes para los monumentos.

La re-evaluación de los monumentos nacionales del Depto. del Interior fue motivada por la abusiva orden ejecutiva de Trump, la cual podría desmantelar protecciones para monumentos nacionales de todo Estados Unidos a pesar del torrente sólido de apoyo proveniente de todas partes de la nación. En los estados donde los monumentos se encuentran en mayor riesgo como Colorado, Arizona, NevadaNuevo México las grandes mayorías, o más de un 80 por ciento de la gente, quieren mantener en su lugar protecciones para   monumentos nacionales existentes. La “re-evaluación” de monumentos nacionales de Zinke termina el 24 de agosto.

“Borrar del mapa los monumentos nacionales de Estados Unidos devastaría nuestra pujante economía de la recreación al aire libre, la cual genera 68,000 empleos y  6.1 mil millones de dólares en actividad económica tan sólo en Nuevo México. Y podría empujarnos fácilmente hacia una pendiente resbalosa de ventas de nuestras tierras públicas al mejor postor y de donativos masivos de nuestros recursos públicos a intereses especiales,” dijo el Senador  Martin Heinrich (NM). “Los monumentos nacionales del Río Grande del Norte y Organ Mountains-Desert Peaks en Nuevo México son dos de los lugares más espectulares de la Tierra—y son resultado directo de los esfuerzos de comunidades locales que trabajaron por años para proteger nuestro patrimonio natural y cultural para futuras generaciones y que reconocieron el enorme potencial de estos nuevos monumentos como destino para visitantes tanto locales como los provenientes de todo el mundo. Me pongo del lado de los millones de estadounidenses que quieren proteger y conservar nuestras tierras públicas, nuestras cuencas, y nuestra vida silvestre para gozo de nuestros hijos y de todas las generaciones futuras.”

“El proceso de la Administración Trump de revocar nuestros monumentos nacionales no tiene bases en los valores de los residentes del Oeste, donde nos sentamos, comparamos prioridades y encontramos una posición en común,” dijo el Senador  Michael Bennet (CO). “Durante todo el período de comentarios, los residentes de Colorado y la gente de todo el país estuvieron de acuerdo y enviaron un mensaje unido: Dejen en paz nuestros monumentos nacionales. Hemos escuchado esto de parte de los negocios también. Esa es la razón por la que el evento Outdoor Retailer Show anunció la semana pasada que estaba por mudarse a Colorado, por su compromiso con las tierras públicas. Si la administración toma esta aportación en serio, debe dejar intactos nuestros monumentos nacionales ya existentes y debe proteger nuestras tierras públicas para generaciones futuras.”

“La medida de la Administración Trump de re-evaluar varios monumentos nacionales y posibles reducciones en sus niveles de protección no tiene precedentes y es un asalto contra el patrimonio colectivo de nuestra nación,” dijo la Senadora Maria Cantwell (WA). “Lucharé paso a paso contra cualquier intento de socavar las protecciones para Bears Ears o cualquier otro monumento nacional.”

“Los dos monumentos actualmente en evaluación en Nevada, Gold Butte y Basin and Range, gozan de un amplio apoyo del público y funcionan como detonadores económicos para nuestro estado,” dijo la Senadora Catherine Cortez Masto (NV). “Tan sólo en Nevada, la economía de la recreación al aire libre genera 148,000 empleos y 14.9 mil millones de dólares en derrama económica cada año. El pueblo estadounidense ha hecho escuchar sus voces—no apoyan la re-evaluación de monumentos del Departamento del Interior y no quieren que estas tierras públicas protegidas que nos conectan con la belleza natural, la recreación y la historia sean vendidas a desarrolladores privados. He escuchado estas voces y seguiré luchando para proteger nuestras tierras públicas para deleite de generaciones presentes y futuras.”

“Papahanaumokuakea, Yellowstone, Acadia, y casi todos los parques y monumentos nacionales son un testamento a la belleza de este país. Esa es la razón por la que lucharé para proteger cada árbol, cada río y cada paisaje. Para que futuras generaciones de estadounidenses aprendan y disfruten de ellas,” dijo  el Senador Brian Schatz (HI).

“Por más de un siglo, ocho presidentes Republicanos y ocho presidentes Demócratas han designado monumentos nacionales que preservan los lugares más preciados de nuestra nación— y para ampliar las pujantes economías locales que rodean estos monumentos nacionales. Los monumentos nacionales del Río Grande del Norte y Organ Mountains-Desert Peaks en Nuevo México son las estrellas del mapa que atraen a visitantes de todo el mundo. Tan sólo durante el primer año del Río Grande del Norte, la agencia federal BLM reportó un aumento del 40 por ciento de visitantes a la zona. Igualmente, Organ Mountains-Desert Peaks ha atraído visitantes a la ciudad de Las Cruces, donde los ingresos por el impuesto al alojamiento crecieron de 1.87 millón de dólares  en 2013 a 2.04 millones de dólares el año pasado,» dijo  el Senador Tom Udall (NM). «Pero ahora, el Presidente Trump está amenazando con eliminar las protecciones a los monumentos por todo el país— incluyendo al Río Grande del Norte y a Organ Mountains-Desert Peaks, y Bears Ears en el sureste de Utah, el primer monumento en ser manejado conjuntamente con Tribus Nativas. No creo que el presidente tenga la autoridad de rescindir o reducir las designaciones de monumento nacional. Pero ‘detalles’ como la ley no lo han detenido antes, así que me uno a los residentes de Nuevo México y a estadounidenses de todos los niveles en la lucha contra los ataques políticamente motivados contra nuestras tierras públicas.»

“Un ataque contra un monumento nacional amenaza a todos nuestros parques nacionales y nuestras tierras públicas ,” dijo Gene Karpinski, presidente de la Liga de Votantes por la Conservación. “Necesitamos proteger estos lugares vírgenes para futuras generaciones y así puedan seguir beneficiando a las economías locales, preservando las maravillas ecológicas y que sirvan como testimonio de la rica y diversa historia de nuestra nación. No es sorprendente saber que comunidades de todo el país se movilizaron y presentaron más de 2.7 millones de comentarios a un ritmo acelerado porque la gente desaprueba de manera abrumadora las políticas anti-ambientalistas extremas de la Administración Trump. Ahora es el momento de que el Presidente Trump y el Secretario Zinke escuchen.”

“Muchos de estos monumentos se establecieron para representar o celebrar nuestro diverso patrimonio y   las diversas culturas que forman este país,” dijo Maite Arce, presidente  y CEO de la fundación Hispanic Access Foundation. “Tenemos una obligación moral de proteger estos parajes especiales y nuestro preciado patrimonio natural. Estos lugares son más que simples héctareas de tierra, son capítulos de la gran historia estadounidense.”

“Los monumentos nacionales de Estados Unidos son parte de nuestras tradiciones más democráticas, lugares en donde sin importar el nivel económico o su origen, cada americano puede disfrutar de experiencias de clase mundial,” dijo Collin O’Mara, presidente y director ejecutivo de National Wildlife Federation. “Eliminar protecciones para los 27 monumentos bajo re-evaluación inevitablemente reducirá acceso al público y de este modo deprivará a futuras generaciones de estadounidenses del patrimonio natural al que tienen derecho, mientras que echa abajo décadas de apoyo bipartita para dedicar estos sitios en perpetuidad. Le exigimos al Secretario del Interior se oponga a cualquier acción que traicione la visión del Presidente Theodore Roosevelt de ‘dejar esta tierra en mejores condiciones para nuestros descendientes de lo que es para nosotros’.”

“La Administración Trump y el Secretario Zinke han demostrado una gran falta de respeto para las tierras compartidas por todos y los recursos culturales de Estados Unidos, las cuales deben heredarse a generaciones futuras saludables e intactas,” dijo Jamie Williams, presidente de The Wilderness Society. “La supuesta ‘re-evaluación’ de los monumentos nacionales y el lenguaje que la rodea es otro medio por el cual ceder estas tierras a las industrias del petróleo, el gas, la minería y la maderera bajo la falsa premisa de que estarán creando millones de empleos. Más de 2.3 millones de comentarios han inundado el Departmento del Interior en apoyo a la idea de dejar los monumentos nacionales de Estados Unidos como están. Una evaluación verdaderamente justa– basada en los hechos y en la abrumadora opinión del público– llegaría a la conclusión que cada uno de estos monumentos debe permanecer intacto para proteger nuestro patrimonio que todos los americanos compartimos.”

«Ahora es el momento de que el Sec. Zinke abra los ojos y obedezca la voluntad de millones de estadounidenses que quieren ver nuestros monumentos y nuestras tierras públicas protegidas para siempre,” dijo el Director Ejecutivo del Sierra Club Michael Brune. “Las tierras y aguas públicas cuentan la historia de nuestra nación– una historia que debe ser sobre una democracia compartida, no una celebración de ambición corporativa.»

“El Secretario Zinke le pidió al público que opinara sobre los monumentos nacionales y recibió un sinfín de quejas,” dijo Trip Van Noppen, Presidente de Earthjustice. “Más de 2.5 millones de estadounidenses desataron un estruendo de apoyo hacia los emblemáticos monumentos nacionales  amenazados por la Administración Trump. Los monumentos nacionales protegen nuestra cultura, nuestra historia, y nuestras tierras y aguas silvestres. Estas cifras impresionantes de comentarios del público demuestran que los estadounidenses no quieren que nuestros tesoros nacionales sean rematados a la industria privada para perforar, minar o talar. Si el Presidente Trump intenta diezmar estos lugares especiales en violación de la Ley de Antigüedades y a pesar del abrumador apoyo del público, Earthjustice lo enfrentará en los tribunales.”

“Estos monumentos nacionales le pertenecen a todos los estadounidenses y depende de todos los estadounidenses el protegerlos,” dijo Theresa Pierno, Presidente y CEO de la asociación National Parks Conservation Association. “La misma ley que se usó para proteger a Bears Ears y a Katahdin Woods and Waters se usó para proteger los sitios de parques nacionales como la Estatua de la Libertad, el Gran Cañón y Muir Woods. Imaginemos lo que sería nuestro país sin estos increíbles lugares, protegidos como deben de ser. Cualquier intento de deshacer o alterar estos lugares no solamente está debilitando una ley de un siglo de vigencia, sino que es una traición de la gente que luchó tanto por ellos y la tierra, la historia y la cultura que hemos pasado generaciones protegiendo.”

«El pueblo estadounidense ha hablado con resonante claridad que nuestros monumentos nacionales deben quedar intactos,” dijo Brian Sybert, Director Ejecutivo de la fundación Conservation Lands Foundation. «Cada monumento nacional es una promesa a generaciones futuras de que respetamos nuestro patrimonio natural y cultural y seguiremos preservando y protegiendo estas áreas importantes.»

«Las tierras públicas nacionales son una parte integral del tejido de las comunidades del Oeste y son detonante de economías locales. Mountain Pact, al igual que gobiernos locales y del condado de la zona montañosa del Oeste americano, envió una carta al Secretario Zinke el día de hoy exigiendo la protección continua de los monumentos nacionales. Un ataque contra los monumentos nacionales es un ataque contra todas las tierras públicas de Estados Unidos y contra las comunidades y economías que dependen de ellas,» dijo Diana Madson, Directora Ejecutiva, The Mountain Pact.

«He viajado por el mundo y he representado a Estados Unidos en tres Olimpíadas. Nuestros espacios naturales protegidos me hacen muy orgullosa de ser estadounidense. No uso estos sitios especiales solamente como lugares de entrenamiento, estas tierras brindan un escape de mi rigurosa rutina atlética y me brindan espacios serenos para recargar mis energías. Sería terrible que se revocaran las protecciones para cualquiera de nuestros monumentos nacionales,» dijo Margaux Isaksen, Olympians for Public Lands.

 «Los veteranos siempre han sido protectores férreos de las tierras que amamos. Nuestros monumentos y nuestras maravillas naturales definen lo que somos como nación. Estos lugares tienen un propósito especial para nuestros veteranos que al regresar de las guerras, encuentran soledad y tranquilidad al aire libre, lo cual es críticamente importante para curar sus heridas mientras logran su transición a la vida civil. Sería un error terrible retirar las protecciones de estos sitios. Deben de ser protegidos para generaciones futuras, ya sean civiles o veteranos,» dijo Will Fischer, Director de Relaciones Gubernamentales, VoteVets.org. 

 “Más de 20,000 gente de comunidades de la fé de todo el país y de todo el espectro religioso incluyendo evangélicos y miembros de iglesias negras enviaron comentarios pidiéndole al Presidente Trump que proteja nuestros monumentos nacionales, y que no rescinda, revoque, o disminuya sus protecciones. Estos monumentos nacionales  contribuyen a contar las historias de todos los estadounidenses y debe preservarse para generaciones presentes y futuras,” dijo Cassandra Carmichael, Directora Ejecutiva, National Religious Partnership for the Environment.

 “Los monumentos nacionales son una idea de los Republicanos desde la época de la presidencia de Theodore Roosevelt. La ética de proteger el patrimonio natural de Estados Unidos es algo patriótico, conservador, y más popular que nunca. Si el Secretario Zinke ha sido honesto en su deseo expreso de generar confianza y de escuchar a la ciudadanía, entonces debe hacer caso al abrumador apoyo hacia la preservación de esos monumentos que están bajo re-evaluación y que ha sido expresado por los más de dos millones de estadounidenses que presentaron sus comentarios,” dijo David Jenkins, presidente del grupo Conservatives for Responsible Stewardship.

 ###

Related Articles