Temas

Cambio Climático
La prioridad más importante de LCV es la de enfrentar el cambio climático – el reto más importante de nuestra generación. El cambio climático ya está ocurriendo en estos momentos, y presenta una amenaza excesiva para las comunidades de bajos recursos y las comunidades de color. Debemos hacer una pronta transición a una economía basada en energía limpia que funcione para todas nuestras comunidades, reduzca la nociva contaminación creada por la combustión de combustibles fósiles, e invierta en estrategias que nos ayuden a preparanos para los impactos del cambio climático, muchos de los cuales ya están en marcha.

Democracia
LCV cree firmemente que la salud de nuestro planeta a largo plazo está irremediablemente ligada a la salud de nuestra democracia. Recientes resoluciones de la Suprema Corte han abierto las compuertas a las contribuciones políticas de parte de acaudalados grupos con intereses específicos y han destrozado protecciones clave para los votantes. Estas decisiones han amplificado la influencia de empresas contaminantes bien financiadas mientras que al mismo tiempo han hecho más difícil que mucha gente – especialmente gente de color, los jóvenes y las mujeres solteras – participe en las elecciones. Un proceso político que sea libre, justo y equitativo es esencial para que protecciones críticas para nuestra salud, nuestro medio ambiente y futuras generaciones se lleven a cabo.

Energía
Para poder evitar los peores impactos del cambio climático, debemos mantener la vasta mayoría– por lo menos un 80 por ciento – de los combustibles fósiles sin incinerar. Es por esta razón que LCV está trabajando a toda marcha para hacer una rápida transición a una economía basada de manera íntegra en fuentes de energía renovable, para extender las medidas de eficiencia energética y lograr ahorros importantes, y para luchar contra la extracción de combustibles fósiles, incluyendo la eliminación gradual de nuevos contratos para la explotación de recursos en tierras públicas y los océanos. Una inversión en energías limpias y eficiencia energética va a impulsar la creación de empleos por todo el país mientras que al mismo tiempo abarataría los costos de combustibles para los consumidores y reduciría la contaminación tan dañina que amenaza nuestro futuro y nuestra salud.

Justicia Ambiental
Hoy por hoy, las comunidades de bajos recursos y las comunidades de color cargan desproporcionadamente con el peso de las acciones sin control de los contaminadores y son a menudo ignorados o desfavorecidos en los procesos políticos y en las decisiones que afectan a sus comunidades. Como resultado, estas comunidades a menudo sufren de tasas más altas de asma y de otras enfermedades debilitantes, de suelo y agua contaminados, de infrastructura que se está cayendo en lugares de clima extremoso, y de pérdida o desplazamiento de sus empleos. LCV categóricamente cree que no importa tu código postal, toda la gente tiene derecho a aire limpio, agua potable y acceso a espacios abiertos. Estamos trabajando para garantizar que las comunidades locales sean siempre parte de los procesos de toma de decisiones, y estamos luchando para un futuro donde todas las comunidades reciban protección contra el daño ambiental.

Tierra
LCV trabaja para proteger de manera permanente los paisajes que se encuentran en riesgo y los sitios culturales e históricos que representan la diversa historia de nuestro país para beneficio y deleite de futuras generaciones. La producción de energía en nuestras tierras públicas que todos compartimos debe alinearse con nuestro compromiso de combatir el cambio climático. También respaldamos el uso de prácticas sustentables de agricultura, y creemos que la flora y fauna en riesgo deben ser protegidas con la meta de lograr una recuperación.

Transporte
El sector transporte es una de las mayores fuentes de contaminación y que contribuyen al cambio climático en el país, y este sector representa la mayor parte de nuestro consumo de petróleo. Debemos seguir aumentando la eficiencia de combustibles y las normas de contaminación por carbono para autos y camiones mientras logramos alternativas que produzcan poco o nada de carbono, como el transporte público y los vehículos eléctricos, y debemos apoyar el transporte ferroviario, el ciclismo y las comunidades transitables a pie.

Químicos
La evidencia científica continúa comprobando la estrecha relación que hay entre la exposición química y las tasas mayores de problemas de salud, como el asma, ciertos tipos de cáncer, infertilidad, problemas de aprendizaje y enfermedades neurológicas, así como el uso de pesticidas dañinos que contribuyen a una disminución de polinización por todo el país, y que amenaza nuestras fuentes de alimentos. LCV trabaja para reducir la exposición a los químicos tóxicos tan prevalentes en el aire que respiramos,el agua que bebemos, los alimentos que ingerimos y los productos que usamos. Debemos reducir el uso de químicos nocivos y nuestra exposición a ellos y así proteger a los sectores más vulnerables incluyendo a los niños, las mujeres embarazadas, y las comunidades de bajos recursos y de color.

Agua
El agua limpia es un derecho humano básico. LCV trabaja para proteger los recursos hidráulicos de los que dependen nuestras familias, nuestras comunidades, y nuestra economía e incluye la defensa de nuestras leyes ambientales fundamentales, como la Ley del Agua Limpia y la Ley del Agua Potable Segura. Desde los caudalosos ríos y lagos, hasta los pequeños arroyos y zonas de humedales en las montañas, y desde las playas hasta el fondo del océano, nuestros recursos hidráulicos, y las especies que dependen de ellos, son irremplazables, y debemos luchar para garantizar su continua salud y su protección contra la contaminación.